La Universidad La Gran Colombia-Seccional Armenia, cuenta con una infraestructura de apoyo logístico que facilita el desarrollo de las actividades académicas y el proceso de enseñanza - aprendizaje de manera efectiva. La instrucción, junto con el objetivo de fundamentar la ciencia basada en la experiencia, hace del estudiante grancolombiano un ser dinámico en la búsqueda permanente del conocimiento, para que sea un generador de ideas renovadoras, con un sentido crítico y constructivo, fundamentando así un espíritu dentro y hacia la comunidad.

Es propósito de la Universidad que los miembros que forman la comunidad Grancolombiana estén en un ambiente agradable que propicie las interacciones humanas, sociales y culturales. Para ello, se ha elaborado un análisis reflexivo, en el que se destaca el proceso de creación, avance y desarrollo que ha tenido la institución, el compromiso en la calidad de los docentes, la aplicación de la ciencia y la tecnología mediante la formación integral de los estudiantes, que permita alcanzar el perfil humanista del profesional y así fortalecer el más grande de los principios de la Universidad: FORMAR PARA LA EXCELENCIA.

 

Desde el mes de marzo de 1971 fecha en la cual la Universidad de la Gran Colombia decidió hacer presencia con una Seccional en la ciudad de Armenia y abrir sus puertas con 300 estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas en un local del centro de la ciudad al día de hoy, son incontables los hechos académicos, políticos y sociales que han marcado esta historia de posicionamiento y reconocimiento.

La decisión de extender sus servicios de educación superior en una región como el Departamento del Quindío y en una época en la cual el desarrollo de las universidades regionales era casi nulo, puede considerarse visionaria y hoy la historia nos ratifica que las universidades regionales tienen un papel trascendente en la vida y el desarrollo de su área de influencia, que en el caso de la UGCA va más allá del departamento del Quindío y se extiende al norte del departamento del Valle, Risaralda, Caldas e incluso al departamento del Tolima.

Ahora bien, hasta promediar la segunda mitad del siglo XX las oportunidades de iniciar una formación profesional en la región eran casi inexistentes.

La oferta académica se concentraba en las grandes ciudades del país y quienes estaban interesados en acceder a formación en un pregrado debían viajar a estas ciudades, siempre y cuando existieran los medios económicos para ellos, tuvieran el interés de desplazarse de su departamento y separarse de su familia. Quienes no reunían una, dos o las tres condiciones veían frustrada la concreción de su proyecto de vida.

Aparecen entonces y en forma progresiva las universidades en ciudades intermedias y la UGCA es una de ellas. Con ello el abanico de la oferta educativa se extiende convirtiéndose en una posibilidad para quienes por diferentes motivos deseaban o necesitaban permanecer en su lugar de residencia y con la aparición de estas posibilidades, con la vigilancia y acompañamiento del Ministerio Nacional de Educación, la expedición de la Ley 30, con la consagración de la autonomía universitaria, la Educación Superior adquiere una condición incluyente y así un número significativo de hombre y mujeres tienen acceso a ella.

Hoy por hoy las universidades regionales, entre ellas la UGCA, son una realidad y se han constituido en actores determinantes del desarrollo regional y de potenciación de sus recursos de diversa naturaleza, en ellas se forman la mayoría de los dirigentes de la región tanto para lo público como para lo privado.

Las universidades regionales, así como han ganado en presencia y en protagonismo, han logrado niveles de calidad que las posicionan en un lugar importante en el concierto nacional y al igual que las universidades de las grandes ciudades con su función de formar disciplinar e integralmente, las equipara en su misión, las exigencias legales y la responsabilidad social universitaria son iguales. Por ello deben ser miradas desde diferentes contextos y fines pero en un plano de igualdad.

 

En el año 2020 la Universidad La Gran Colombia será una institución de Educación Superior acreditada en alta calidad, reconocida por la formación integral de ciudadanos emprendedores e innovadores, líderes, gestores del cambio social que promoverán el trabajo en equipo para el desarrollo de una sociedad enmarcada en principios cristianos y solidarios.

 

“La Universidad La Gran Colombia es una institución de Educación Superior privada, incluyente, comprometida con la excelencia académica, dedicada a la formación integral de profesionales desde una perspectiva sociohumanística, de responsabilidad social y desarrollo sostenible.

El aprendizaje en la Universidad La Gran Colombia se fundamenta en valores cristianos, la búsqueda de la verdad y las competencias ciudadanas.

A partir de la docencia, la investigación y la proyección social se promueve el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, respondiendo a los desafíos de la globalización desde el contexto local y nacional.

Su gestión está basada en la cultura de la calidad del servicio y excelente talento humano”